Galería de Juan José Detzel

Salinas Grandes (centro de la Argentina).

Salinas Grandes (llamadas también Desierto de las Salinas hasta mediados del siglo XIX) es un extenso salar ubicado en el centro–noroeste de la República Argentina con
una extensión de 6000 km² (o 3728 mi²), a una altitud promedio de 170 msnm.

Las Salinas Grandes, forman la mayor parte y el núcleo de la geográficamente llamada Cuenca Saliniana,
ya que ocupan el nivel de base de una vasta cuenca endorreica
poco avenada y poco humectada que señala uno de los límites meridionales perceptibles (el sudoeste) del Chaco Austral.

Tal cuenca endorreica se extiende por los confines del noroeste de la provincia argentina de Córdoba, en donde señala una suerte de frontera ecológica con otras provincias:
el sudeste de La Rioja, el sursudeste de la provincia de Catamarca y el suroeste de la provincia de Santiago del Estero.

En la actualidad los límites políticos entre las provincias reseñadas forman una poligonal geodésica que busca aproximarse a las líneas y puntos más bajos de la
cuenca de las Salinas Grandes.

Casi inmediatamente al sur de tal centro se extiende longitudinalmente una brecha de falla tectónica en la cual tienden a acumularse las aguas pluviales procedentes de
las sierras del entorno, en especial las que procedentes de las Sierras de Córdoba bajan por los ríos de Cruz del Eje y su casi paralelo Pichanas los cuales discurren de sureste a noroeste.

En la zona noroeste de los departamentos cordobeses de Cruz del Eje, Ischilín y Tulumba las Salinas Grandes, al formarse una cuenca artesiana, suelen estar cubiertas
por una muy somera capa de agua, especialmente durante el invierno meridional o durante los hemiciclos húmedos, dando lugar a extensas aunque muy poco profundas
explayadas lagunas (de aproximadamente 10 cm de profundidad) que se desecan fácilmente.

En el sector meridional que corresponde a la provincia argentina de Córdoba, con un área de 190 000 hectáreas a fines de s. XX se ha creado la Reserva de uso múltiple
Salinas Grandes y casi en el centro de la misma una "isla" boscosa y arbustiva: la Reserva Monte de las Barrancas.