Todos los fotógrafos quieren proteger a sus trabajos de los usos no autorizados que terceras personas puedan dar a sus imágenes. Para ello, se puede optar por diferentes técnicas para marcar las fotografías. Siendo creativos y huyendo de la clásica marca de agua, a continuación cuatro métodos para identificar la autoría de las imágenes en la red.

 

Datos EXIF

El primero es el de los datos EXIF. Con los datos EXIF base que ofrece un archivo RAW se puede establecer la fecha y la hora, además de la cámara y el objetivo usado para realizar la fotografía. Todos esos datos suelen eliminarse en un JPG, aunque disponiendo del RAW se puede demostrar sobradamente que la autoría de la fotografía.

E puede ampliar estos campos con datos importantes, como el nombre de fotógrafo o una declaración de derechos de autor.

 

Borde en las fotografías

Otra de las soluciones es poner un borde con el nombre y la web del autor de las fotografías. Es algo que suele verse en concursos de fotografía para conseguir que se respete los derechos de la fotografía cuando se comparte o se descarga. No es intrusiva a la fotografía pero le quita espacio a la fotografía propiamente dicha, aunque tan sólo sean 20 píxeles.

Esto se puede lograr fácilmente a través de Photoshop, empleando una acción para ello.

 

Deshabilitar descarga en servidor privado

Aunque a través del código fuente se puede sacar todo, muchas webs de fotógrafos con cierto reconocimiento suelen tener desactivado el click derecho. Es súper sencillo deshabilitarlo en una página web privada alojada en un servidor donde se tiene acceso a la edición del código fuente.

A través de un plugin de Javascript. También se puede desactivar comandos como CTRL+C y CTRL+V (copiar y pegar), o incluir es posible aplicar una capa transparente encima de la foto en la web, de forma que cuando quieran hacer click derecho sobre la imagen, se guarde una imagen en blanco.

 

Esteganografía

Aunque no tiene un uso práctico, la esteganografía consiste en esconde un mensaje en una foto empleando sus píxeles. Así, se puede esconder el nombre y página web del autor en la imagen. Se trata de intercalar píxeles de una y otra fotografía para esconder una dentro de otra, como una matroska.

Se puede volver a recomponer la fotografía escondida con el programa adecuado, aunque la desventaja más clara es que si se imprime la imagen se pierde la información, aunque existen métodos que se realizan con un simple plugin de Photoshop como Digimarc Guardian for Images que incluso resiste la impresión e incluso el reescaneo y la reimpresión.

Hay muchos de programas específicos como OpenPuff.